Cuando no existe un plan B

La situación es crucial, tomar decisiones algo determinante y proceder con acciones concretas para gestar un cambio trascendente, simplemente no es una alternativa, sino una urgente necesidad para garantizar la vida en este planeta.

No existe plan B porque no existe un planeta B, y al punto al que hemos llegado como civilización humana, nos vemos limitados a ser la última generación capaz de afrontar una delicada situación que nos permita restaurar y sanar nuestro vínculo con la naturaleza.

¿Pero cómo lo hacemos?, ¿cómo minimizamos nuestros impactos sobre nuestro gran ecosistema?. En contexto:

La sociedad consumista en la que vivimos juega un rol importante sobre toda causa y efecto que incide sobre el cambio climático, y tristemente las consecuencias son las que se han hecho cada vez más evidentes ante nuestra capacidad productiva o estilo de vida, sumiéndonos a un escenario donde lo que era fácil de predecir ahora es algo totalmente incierto para la economía y el desarrollo sostenible que ocupamos como medida inmediata.

Actividades como la dependencia petroquímica en nuestro modelo económico, o bien la intensa agresividad que ejercemos sobre el cambio de uso de suelos a través de la deforestación masiva, son las causas principales de origen humano que afectan sobre el cambio de clima y el calentamiento global.

Ahora si bien, las propuestas actuales para combatir el cambio climático están enfocadas en cambiar las variables de nuestra matriz energética que genera una excesiva cantidad de emisiones de dióxido de carbono, es fundamental reconocer y hacer consciencia sobre nuestra forma de hacer agricultura y ganadería, pues ambas actividades representan el 51 % de las emisiones totales de gases contaminantes.

Lo que significa confrontar el cambio climático para los sectores corporativos asociados a la producción de alimentos, es una de las grandes barreras que no permite actuar sobre dicha problemática, pues ante todo, la codicia humana y el bien estar financiero de pocos, es lo que impide que los gobiernos puedan accionar con sabiduría.

Paralelamente, el crecimiento desmedido de la población humana deviene un futuro de mayor demanda de alimentos, pues por cada segundo que pasa, nacen más de 200 mil personas alrededor del mundo y esto implica que 14 mil nuevas hectáreas de bosque deben ser deforestadas para poder satisfacer las prontas necesidades de alimentos que tendrán estas “nuevas” personas.

Es algo bastante controversial e irónico actuar sobre un problema como el cambio climático, más cuando este planeta ha llegado a un punto donde la verdadera plaga somos nosotros y el verdadero problema radica en el arquetipo cultural de pensamiento que cree “que más es mejor” y donde la capacidad de consumir se ha convertido en uno de los ejes fundamentales para definir el concepto de felicidad y prosperidad.

En vez de ser guardianes de este planeta nos terminamos convirtiendo en su peor enemigo; tal cuál sucede en una plantación agrícola cuando aparece una nueva enfermedad o plaga, vemos esto como un problema y no como una señal o mensaje del gran efecto que tienen nuestras actividades sobre el equilibrio natural de los ecosistemas y su abundante biodiversidad.

No podemos esperar que los gobiernos actúen solos, ni centralizar este problema a las entidades competentes o capaces de tomar decisiones con mayor efecto sobre la solución que ocupamos; lo que necesitamos es ocuparnos como individuos sobre lo que está a nuestro alcance: nuestros hábitos de vida, de consumo y de relacionarnos con la naturaleza.

Necesitamos conectarnos con nuestra naturaleza humana y ser conscientes que de cada acto individual trae consigo una consecuencia colectiva sobre el desarrollo de nuestro futuro.

Ser el cambio que anhelamos ver en el mundo, es el primer paso que debemos dar para combatir este problema y enseñar con hechos concretos, es nuestro gran deber.

Juan Claudio De Oliva Maya |CEO & Founder| GreenLook

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s